Sábanas blancas

Hace mucho que no publico ningún relato, porque no quiero forzar una inspiración inexistente a aparecer. Os dejo un microrrelato que escribí hace tiempo.

En la oscuridad de los sueños no se ven estrellas y el negro horizonte se transforma en un lienzo sin límites que sobrevuela la imaginación. El poder de un deseo, la fuerza de una ilusión, la aspiración de un futuro, todo parece posible hasta que los párpados se alzan. Y aunque el mundo haya renegado de esos momentos, yo los disfruto. He aprendido a valorar lo que los demás desprecian a plena vista. No fue fácil, ni para mí, ni para mi familia, pero así soy. Al igual que mis ancestros, al contrario que mis más cercanos antecesores, yo he conservado el gen durmiente, que obliga a mi cuerpo a arroparse cada noche entre las sábanas de la cama. El día no tiene significado para los que me rodean, sus 24 horas se unen a las siguientes, una y otra vez, una y otra vez, sin descanso. La vida es demasiado corta para detenerse en un sueño. Y yo ahora me pregunto ¿cómo pueden vivir sin dejar a la mente volar? Mientras ellos susurran cómo puedo yo vivir dejando pasar las horas. Insensatos que desprecian lo que temen, de donde proceden, en pro de una artificial evolución, que soy incapaz de defender. Porque para mí una vida no es vida sin sueños, aunque los demás hayan renegado de ellos buscando un aprovechamiento efímero de los días que pasan al mismo ritmo, pero no igual para todos. Nada es igual, ni se parece, cuando tienes el tiempo a tu favor, y dejas la mente fluir con las estrellas y el cielo. Corriendo por todo, para todo, muchos son los conocimientos que se llevan aprendiendo desde el pasado, pero ni uno solo de ellos apareció con prisa, aunque así sea como quieren aprenderlos ahora. Sin detenerse a observar el firmamento que nos vio crecer, y nos recuerda que por mucho que corramos, nuestro destino estará siempre en sus manos. Y así, el resto, se mantienen ignorantes a los placeres reales de la vida, tumbarse a contemplar el cielo, saborear el viento, convertirse en héroes, princesas y villanos con cada atardecer, en el que el sedoso tacto de unas sábanas blancas arropan tu cuerpo, mente y esperanza, dando vida a un nuevo amanecer.

Anuncios

No te quedes callado! Comenta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s